sábado, 10 de junio de 2017

Eli Rodriguez Poesía: Los miserables

 Tengo ojos que miran desde la garganta
 mientras el reloj vuelca el frío
sobre mis huesos.
 Hoy el desamparo
vuelve luz del tiempo
que enciende la ninfa.
No podré caminar
sin tu cadena de excusas
sin tu red de vasos comunicantes
en el crespo
de los buenos días.
Hoy se desvanece 
la belleza linfática
la que desaté 
en la más absurda
 colcha del hotel.
Hoy no hay milagro
la maravilla
se hundió en el ganglio
del divertimento 
fue a parar
 a la bolsa colectora 
de los hospitales 
donde se alimentan los miserables.