sábado, 8 de febrero de 2020

Eli Rodriguez Poesía- La palabra vida

I

Madre llévame al regazo donde no hay dolor
llévame a tus mandados por el barrio
ven con tu voz
a decirme que ahí estás
que los innombrables
no han podido contigo
Madre podemos con el beso y los yuyos de los jardines.
Madre me pares día a día con la palabra vida.
Madre, la palabra vida
puede renacer en cada tazón de sopa
o en las tortas de cumpleaños de frutos blancos.
Creo en ti entera
arena de vida
piel que me pierde.

II

Estoy acá
soy otra mujer fecunda
otra mujer en tu falda de remiendos.
Llévame a tus ollas de aluminio
que entre las lanas
se aprende el  camino.

III

A veces mandado, otras     barrio
otras yuyo , tazón , fruta,
falda, olla, buzo, remiendo.
Lo innombrable.

Eli Rodriguez Poesía- aRDemos


Vuelan las tardes
y las raíces crecen
preguntándose qué hay
más allá de los tallos
y de qué materia estamos hechas
para cobrar menos
por el mismo trabajo
y por qué tenemos el ardor que nos mueve
a seguir dando palabras de canciones.

Eli Rodriguez Poesía- Mulatas

Estaban envueltas
en el mundo
de los abandonos
que salían abiertos al océano.
Los brazos eran alaridos
de chicas enamoradas
confabuladas con mariposas
en la ruta de la tierra fértil.
Eran flores gozadas
manos de aire caliente
árboles que subían
a la conjura de la lluvia
o a las islas de Cártago
y en el centro de la  selva
estábamos prontas para abrir
la dulce maravilla
de vivir sin salmos.

Eli Rodriguez Poesía- Pregunto


¿Cómo la mujer
puede escribir
sobre una piedra
desmedida 
y sentirse guijarro?


viernes, 7 de febrero de 2020

Eli Rodríguez-Poesía La mujer que lee se despide

Las ideas caen
como las banderas de los taxis
cuando llueve
y estoy parada en la avenida
con un vestido amarillo.
Estoy con el libro abierto
y juego a leer  finales en la calle
ya leí los mejores inicios de cuentos
ahora quiero las palabras
quiero decir que escribir
es una manera de despedirse.

Eli Rodriguez Poesía- Lo perdido




En un rincón de la almohada
respiro el verano
y la playa hace olvidar
 la arena  que tiene dedos
sobre las nubes.
Otra vez el sol
vuelve a parir
nos vuelve  más gordos
y llenos de presbicia
pero veremos de lejos el alcázar
lo veremos
desde el resto de nuestros panales.

Eli Rodriguez Poesía- Memoria I


Llevamos
en la sangre
la pelvis del mar
fecundamos
el iris de la memoria
porque cuando nosotras miramos 
rueda el azul de los recuerdos.