lunes, 11 de diciembre de 2017

Eli Rodríguez Poesía- La Tierra

Soy barro derramado
donde crece el fruto violeta.
Ahora que la sombra partió
reconozco  la  cintura
de los puentes.

¿A dónde partirían los huesos 
si no tuviera los brazos 
anchos?
Soy  boca del tormento
ogra  del silencio.
Madera seca y perforada.
Vine a descubrir la madre 
a reconocer el fuego.
El hombre y el insecto.
Vine a ocupar el vientre
maíz que puja el universo.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Eli Rodríguez poesía: Una gotera

Soy la que me fui
derrumbada de pie
en un abrazo de flores
que al canto de la plegaria
armaron mis ojos.
Un repertorio erizado
sobre el aullido de nadie.
Un camino
que parecía salvarme
de lo que me apresó.
Un monedero de luto
que se dejó llevar
por el juego del misterio
o por el fracaso.
Pero el hombre verde
me deshacía
descomponía
un clavel morocho
en el lupanar
de mi garganta
y envuelta en la flor
de las mañanas
moría lenta
como una gotera
que explotaba en mis bragas.

Eli Rodríguez Poesía: Día del Patrimonio

Aceptamos la realidad porque nos derrota
la imaginación
la imaginación tiene la voracidad
de un estornudo
un estornudo es la ráfaga del pelo que detiene
el viento
el viento agota las libélulas que después de volar
7000 km mueren en la puerta de un edificio rococó
el día del patrimonio
y en ese edificio rococó vivían los que no se dejan llevar


por la imaginación.

Eli Rodríguez Poesía: Dios sabe de esta borrachera

En esta última morada
dejo entrar la borrachera de Dios.
No sé si merezco ver a quienes has perdonado
el ingreso a tu reino es como ir a la escuela
o a la cámara de diputados.
Mi fe se deposita en el despojo
del día ajetreado
en el sudor del mareo
que nos dice una verdad.

miércoles, 25 de octubre de 2017

Eli Rodríguez Poesía: Horas Pares

Busca la luna el misterio
de la hamaca.
Sonido.
En la noche de temporal
el ombligo del cielo
recuerda el griterío así
de grillos enfrascados.
Balancea el domingo la torta casera
que divide al barrio en porciones.
Va para allá la intriga del día
las 10 de la mañana
el delantal de las horas pares.
Viene la merienda
el brazo caído de la moña
el cuaderno que respira
problemas de conducta.
Va la ráfaga de la noche
que proyecta el  recuerdo en la pared
vuelve la escuela
vuelve la plaza del domingo
poro nublado o escenografía
de un padre perdido.
Viene el alfajor desgranado
la mano con olor a jabón
la presencia de la abuela.

Eli Rodríguez Poesía: Una bondad

En ocasiones el fantasma
sobrevive a la vejez del alba
o interrumpe la siesta.
Echa al mar  la voluntad
de las voluntades.
Arte de otra razón
ilumina pero no necesita del agua
para hacer grietas.
Hay un fantasma en serie
en video
o en documental.
Renuncia a la palabra. No la pronuncia.
En otro momento el fantasma
rodea la sangre.
Ocupa.
Dalí y la Pesca del Atún
plateado y rojo
es de la red algún salto.
Una bondad.